CNGA1-PRA

La Atrofia Progresiva de Retina (PRA) es una enfermedad genética degenerativa, que da lugar a la ceguera y no tiene cura.

El PRA es una enfermedad en la que muchas razas de perros se ven afectadas ya hace tiempo atrás. En la actualidad, tristemente, se están descubriendo casos de Shetland afectados por CNGA1-PRA. Pero se ha observado, que cada Shetland afectado tiene muchos portadores en su ascendencia.

Un Shetland puede tener la edad suficiente para reproducirse antes de que un veterinario oftalmólogo pueda detectar la enfermedad; por lo que daríamos lugar a que la enfermedad se transmitiese a la descendencia de ese ejemplar, aumentando el número de perros afectados. Pero afortunadamente, existe la prueba genética que posibilita la detección de los genes mutados responsables de esta anomalía. Este método proporciona, una prueba de precisión y se puede realizar a cualquier edad tomando una muestra biológica del animal. Esta prueba nos ofrece la posibilidad de distinguir no sólo entre los perros afectados y libres, sino también identificar a los portadores clínicamente sanos que pueden transmitir la PRA a su descendencia.

Esta prueba la realizan en laboratorios especializados como OPTIGEN, LABOKLIN… ellos pueden certificar por escrito que determinado ejemplar de Shetland no padece la enfermedad y que ninguno de sus descendientes la padecerá.

Es muy recomendable que todos los criadores testen a todos sus ejemplares reproductores, machos y hembras de PRA.

La PRA se hereda como un rasgo autosómico recesivo. Ambos padres deben llevar al menos una copia del gen defectuoso o mutado para que la descendencia pueda ser afectada.

Estos son los tres genotipos posibles para PRA:

–  Genotipo NORMAL: un perro que tiene ambas copias del gen normales, es un individuo homocigoto normal o libre, lo que significa que no lleva la mutación en sus genes y por tanto, no padecerá PRA y no puede transmitir la mutación a su descendencia, por lo tanto, puede ser cruzado con cualquier ejemplar sin riesgo a que nazcan cachorros afectados.

 –  Genotipo PORTADOR: un perro que tiene una copia del gen defectuoso o mutado y una copia del gen normal, es un individuo heterocigoto portador, lo que significa que no padecerá PRA, pero sí puede transmitir a la mitad de su descendencia la mutación; y por ello, solo debe ser cruzado con un ejemplar normal o libre, para evitar que nazcan cachorros afectados.

–  Genotipo AFECTADO: un perro que tiene ambas copias defectuosas o mutadas del gen, es un individuo homocigoto afectado, lo que significa que lleva doble mutación en sus genes y por tanto, sí padecerá PRA y siempre va a transmitir el gen mutado a sus descendientes, por lo tanto si se cruza, debe ser siempre con un ejemplar normal o libre de PRA para evitar que nazcan cachorros afectados.