DM

La Mielopatía Degenerativa (DM) es una enfermedad neurológica progresiva y de carácter hereditario; se produce por la degeneración de los axones y de la mielina en la parte torácica y del sacro de la médula espinal, que hace que estos vayan perdiendo gradualmente su función, de modo que el cerebro no es capaz de transmitir la información a su destino y esto produce ataxia y parálisis progresiva en las extremidades.

La DM se manifiesta sobre los 8 años de edad, pudiendo en algunos casos iniciarse incluso a los 5 años o en otros casos hasta los 13 años de vida del animal.

Esta enfermedad tiene su inicio con una falta de coordinación (ataxia) en las patas traseras, el perro afectado irá tambaleándose y arrastrando los pies al caminar. A medida que la enfermedad se va desarrollando, las extremidades se vuelven más débiles y el animal va teniendo dificultad para pararse,… llegando hasta el momento de no poder caminar. El transcurso clínico puede variar desde seis meses hasta un año, antes de que el perro se convierta en parapléjico. Una vez llegados a este punto, si la enfermedad prosigue, se producirá incontinencia urinaria y fecal y llegarán a verse afectadas las extremidades anteriores.

La calidad de vida de un perro afectado por DM se puede mejorar con rehabilitación, prevención de ulceras y aumentando la movilidad del animal mediante carros o arneses.

Hay numerosas razas que se ven afectadas por esta enfermedad, entre ellas está el Shetland Sheepdog, y se recomienda a todos los criadores que testen a sus ejemplares reproductores (machos y hembras) de DM, para poder combatirla.

El defecto responsable de la mutación se da en el gen SOD1, que puede ser identificado mediante una prueba de ADN.

Existen laboratorios especializados que realizan esta prueba y que certifican por escrito si el animal padecerá o no la enfermedad y si la transmitirá a su descendencia. Algunos de estos laboratorios son LABOKLIN, SLOVGEN, ANTAGENE…

La DM se hereda de forma autosómica recesiva, lo que significa que un perro solo se ve afectado cuando obtiene el gen afectado del padre y de la madre. Para ello, tanto el padre como la madre tienen que tener al menos una copia del gen mutada.

Existen tres tipos diferentes de genotipos para la DM:

–  Genotipo N / N (LIBRE): un perro que tiene ambas copias del gen normal es un individuo homocigoto libre, lo que significa que no lleva la mutación en sus genes y por tanto, no padecerá DM y no puede transmitir la mutación a su descendencia, por lo tanto, puede ser cruzado con cualquier ejemplar sin riesgo a que nazcan cachorros afectados.

 –  Genotipo N / DM (PORTADOR): un perro que tiene una copia del gen defectuoso y una copia del gen normal, es un individuo heterocigoto portador, lo que significa que uno de sus genes está mutado y el otro no, y por tanto no padecerá DM, pero sí puede transmitir el gen mutado a su descendencia y sólo puede ser cruzado con un ejemplar Libre de DM, para así evitar que nazcan cachorros afectados.

–  Genotipo DM / DM (AFECTADO): un perro que tiene ambas copias del gen mutadas es un individuo homocigoto afectado, lo que significa que lleva la mutación en sus genes y por tanto sí padecerá DM y siempre va a transmitir el gen mutado a sus descendientes, por lo tanto si se cruza, debe ser siempre con un ejemplar Libre de DM para evitar que nazcan cachorros afectados.