ED

La Displasia de Codos (ED) es una enfermedad multifactorial debido a que hay varios factores ambientales y hereditarios implicados en su desarrollo. Se desarrolla en el crecimiento pudiendo manifestarse sobre los 5 meses de edad.

La Displasia de Codos consiste en una anomalía en la formación de la escotadura troclear del cúbito (la parte del cúbito que articula con el húmero) lo cual repercute entre las relaciones de los dos huesos y el radio (el tercer hueso del codo). El resultado es una articulación en la que los tres huesos del codo en lugar de encajar perfectamente tienen una incongruencia, dejando huecos en algunas zonas, y quedando muy apretados en otras.

La deformidad de la articulación o incongruencia puede presentarse de varios tipos y estos tipos dan lugar a una serie de enfermedades distintas que son:

–  Proceso Ancóneo no Unido (UAP).

–  Proceso Coronóides Fragmentado (FCP).

–  Osteocondritis Disecante (OCD).

–  Incongruencia Humero – Radial (INC).

Cualquiera de estas enfermedades en combinación unas con otras o por separado, pueden ser diagnosticadas como “Displasia de Codo”.

Suele ser una enfermedad típica de razas grandes y medianas, con menor frecuencia en razas pequeñas.

Esta enfermedad es poli-génica hereditaria (intervienen varios genes) lo que dificulta encontrar un test genético que determine su presencia. La única prueba con la que se cuenta en la actualidad es el estudio radiográfico. En los cruces entre individuos libres de displasia (Grado 0) hay una alta probabilidad de producir hijos con buenos codos (sin artrosis ni incongruencia articular). La probabilidad se va acrecentando en función del número de ancestros libres de displasia conocidos en generaciones anteriores.

Existen diversos factores ambientales que intervienen en la enfermedad tales como el sobrepeso, el alto nivel de ejercicio, un aporte excesivo de calcio y vitamina D en la dieta, etc. Por eso es tan difícil prever a que edad pueden aparecer los primeros signos clínicos: cojera y caminar rígido del miembro afectado. Cuando la displasia es bilateral es difícil determinar cual es el miembro más afectado.

Para realizar un diagnóstico se debe recurrir a las radiografías.

El tratamiento suele ser médico (mediante analgésicos y condroprotectores) y, en algunos casos, quirúrgico (eliminando la zona de cartílago afectada).

Las entidades AVEPA y SETOV valoran y certifican el grado de displasia de codos mediante estudio radiológico. Para un correcto diagnostico, las radiografías deben ser realizadas a partir de los 12 meses de edad y normalmente con el perro sedado.

El I.E.W.G. (International Elbow Working Group) clasifica los siguientes grados de displasia de codo:

  • Grado 0: Articulación normal. Sin signos de artrosis y sin incongruencia articular.
  • Grado I: Artrosis leve (osteofitos de menos de 2 mm, esclerosis ligera de la escotadura troclear) y leve incongruencia articular.
  • Grado II: Artrosis moderada (osteofitos entre 2-5 mm, esclerosis marcada) y incongruencia articular obvia.
  • Grado III: Artrosis severa (osteofitos de más de 5 mm) y evidencia de distintas enfermedad (UAP, FCP, OCD, INC, etc).

Como consideración general, se debe criar con ejemplares de grado 0.