Sobre Nosotros

 QUE SER LO DA TODO POR TI SIN ESPERAR NADA A CAMBIO…

QUIEN TE ESPERA CADA DIA TRAS LA PUERTA IMPACIENTE POR DARTE TODO SU AMOR…

QUE SER ES CAPAZ DE CONSOLARTE CON TAN SOLO UNA MIRADA…

QUIEN TE ACOMPAÑA EN TUS LLOROS Y LIMPIA TUS LAGRIMAS…

QUE SER TE JURA AMOR ETERNO Y COMPAÑÍA HASTA EL FIN DE SUS DIAS…

EL MEJOR Y MAS FIEL AMIGO DEL HOMBRE…

¡EL PERRO!

 

Desde que nací he estado rodeada de perros, he crecido, he jugado, he aprendido junto a ellos, y como todas las personas que hemos tenido este ser tan especial en la vida, también hay momentos en los que se llora por ellos.
Siempre he sido, sigo y seguiré siendo una apasionada de los perros, me encantan, los adoro y no podría imaginar mi vida sin su compañía.

Gracias a tan grandes seres y a toda una infancia a su lado, descubrí una gran pasión, pasión que a día de hoy me permite cumplir grandes sueños.

A lo largo de mi niñez conviví con muchos perros, cuando crecí y ya era toda una mujercita, pude tener el privilegio de tener dos ejemplares de una maravillosa raza, el Border Collie (un perro de trabajo bastante funcional, activo, cariñoso y muy inteligente); con ellos aprendí mucho más de lo que nunca me hubiera imaginado, comencé a aprender etología, genética, salud, educación, nutrición… esa etapa fue muy gratificante para mí, aunque también por otro lado resulto bastante decepcionante; mientras que yo aumentaba mi aprendizaje leyendo libros, viendo documentales, hablando con profesionales de cada sector, etc, me fuí dando cuenta cada vez más, de que la sociedad no conoce realmente nada sobre los perros, incluidos la mayoría de propietarios que tienen uno… y me hice miles de preguntas. – ¿Realmente todos los problemas que existen en la actualidad sobre el maltrato y el abandono de perros, es únicamente culpa de los propietarios de esos perros? o ¿en realidad también existen otros culpables?; el que no exista ni una insignificante ley en la que se dicte que toda persona que quiera adquirir un perro, primero debería superar un tipo de examen sobre conocimientos básicos de educación y cuidados apropiados para el bienestar del perro, así como realizar controles periódicos de inspección a esos perros y sus propietarios para asegurarse de que no surja el abandono o no haya maltrato… o ¿es qué a caso para poder conducir un coche no hay que superar un examen? o, ¿no existen servicios de control e inspección técnica? ¡¡Si!! ¿verdad?, entonces ¿por qué para los perros no?, que pasa ¿qué en este país es más importante un bien material que un ser vivo?, pues por desgracia parece ser que sí, cuando debería ser lo contrario o al menos haber igualdad.

NO EXISTEN PERROS MALOS, SINO DUEÑOS NO FORMADOS.

Dejando a un lado las malas experiencias. Os voy a contar cual es realmente la historia que me vincula con la raza Shetland Sheepdog; esta historia comienza a mis 20 años, cuando mi pareja y yo decidimos tener un perro de ambos, uno que fuese de los dos; y así, poder comprobar si realmente éramos tan compatibles como creíamos con respecto a la manera de pensar y ver las cosas en este mundo del perro, tan desconocido para muchos (una buena educación, la mejor alimentación, todos los test de salud necesarios, normas de convivencia y educación, siendo constantes con la regla de oro de “lo que está permitido, siempre está permitido y lo que no, nunca”… y lo más complicado, estar ambos de acuerdo en todo, era una urda tarea por la que teníamos que pasar). Teníamos que cerciorarnos de que en verdad compartíamos esa gran pasión (cosa que superamos con creces, de lo contrario estaba claro que el perro me lo quedaba yo, jajaja).

Por los conocimientos que había adquirido y mis experiencias pasadas (muy buenas y gratificantes, pero también algunas bastantes decepcionantes), tenía muy claro que debíamos buscar un cachorro de un buen criador, un criador responsable y comprometido con su trabajo, que compartiera nuestra misma forma de ver el mundo de la cría de un modo pasional y dedicado.

Sería nuestra primera experiencia con un criador responsable, pensábamos que no tardaríamos mucho tiempo en encontrar nuestro cachorro ideal, pero queriamos hacer todo de la manera más correcta posible, buscando un cachorro que encajase con nosotros; labor que llevó su tiempo. Fue un tiempo muy bien empleado, miramos diferentes razas, las estudiamos a fondo, (salud, carácter, funcionalidad…) y entre ellas valoramos cual sería la ideal para nosotros y nuestro modo de vida. La raza ganadora, sin duda fue el Shetland Sheepdog también llamado Sheltie, un perro muy cariñoso, juguetón, entregado a su familia, respetuoso, atento, pese a su pequeño tamaño es valiente y funcional, bastante ágil y divertido, muy inteligente, presumido y elegante; fácil de entrenar y educar, reservado con quién sabe que tiene que serlo, pero en general es amigable con todos, le encantan los niños y lo mejor de todo, es un perro fuerte, capaz de superarse día tras día logrando metas que parecen ser inalcanzables.

Estábamos muy ilusionados con la decisión que habíamos tomado y comenzamos a buscar los diferentes criadores de Shetland en España, sus condiciones de entrega, salud, morfología, etc. Pero antes de adquirir uno, teníamos una labor pendiente, esa labor era la de ver uno en la vida real. Así que, decidimos ir a una exposición de morfología canina para ver si podíamos tener la primera toma de contacto con la raza, y de paso aprovechar para ojear cómo funcionaban éstas, que nos vendría bien para el futuro.

Después de visitar algunas exposiciones, ya que en las primeras no tuvimos suerte; finalmente en una pudimos tomar contacto con una pareja muy hermosa de Shelties, ambos muy educados y simpáticos, aunque uno de ellos se mostró algo reservado al principio, finalmente se acercó a saludarnos.
Desde ese mismo momento a ambos nos quedo claro que nuestro nuevo y fiel compañero, sería un Shetland.

Pasó un tiempo, hasta que por fin encontramos al que iba a ser el nuevo miembro de la familia con el que tanto habíamos soñado. Rubí, nuestra primera Shetland, una maravillosa perrita que nos ha dado tantos momentos inigualables como inolvidables, momentos en los que nos ha enseñado y nos ha dado más de lo que nunca nadie pudiera llegar a imaginar…

Poco a poco fuimos creando nuestro Afijo, Brillo De Diamantes, aunque parezca un simple nombre, para nosotros es mucho más que eso, es nuestra infancia, nuestras experiencias vividas con los perros, tanto las buenas y grandes ilusiones como las más decepcionantes que se nos han cruzado; es ilusión, fuerza y dedicación; y la mezcla de todo esto, da lugar a lo que a simple vista parece un simple nombre, pero ¡NO!, ¡no es así!, Brillo De Diamantes es nuestra ética, la forma que tenemos nosotros de percibir el mundo de la cría y la manera en que defendemos y ayudamos al perfeccionamiento y progreso de nuestra raza. Un nombre que se ve envuelto por una teoría en la que tenemos la certeza de que todos nuestros Brillo De Diamantes aportarán luminosidad en la vida y destellos en el cielo.

CUIDA, RESPETA Y AMA A TU PERRO;

ÉL, ES EL ÚNICO SER EN EL MUNDO QUE TE AMA MÁS A TI DE LO QUE SE AMA A SI MISMO.

shetland