Nuestra Filosofía de Cría

En Brillo De Diamantes queremos promover la cría de Shetland Sheepdog, SANOS, FUNCIONALES, CON BUÉN CARÁCTER Y BELLEZA.

Para conseguir esto, nuestra principal prioridad es criar Shelties SANOS. Para ello, todos nuestros perros son testados, es decir, se les realizan pruebas frente a las enfermedades genéticas ó hereditarias típicas de la raza, estas pruebas son realizadas mediante muestras biológicas en laboratorios especializados, los cuales posteriormente certifican por escrito los resultados. Con lo cual, esto nos permite llevar el debido control de dichas enfermedades genéticas en nuestros perros de cría y nos da la seguridad de realizar cruces sanos, de manera que no nazcan cachorros afectados por ninguna de estas enfermedades.

Además de este aspecto tan importante para la salud, en nuestro modo de cría también son importantes las enfermedades víricas y parasitarias, por ello, siempre nos esforzamos, con la ayuda de un veterinario colegiado, en que estas enfermedades no afecten a la salud de nuestros perros, cumpliendo con un control estricto y exigente de vacunaciones y desparasitaciones (internas y externas) en nuestros perros adultos; y poniendo mayor hincapié en nuestros cachorros, reforzando de este modo su sistema inmunológico y previniendo el contagio por estas enfermedades.

A su vez, las enfermedades congénitas también afectan a la buena salubridad de los perros; por eso nosotros, aunque en este caso no existe un test que pueda predecirlas, debido a que solo son visibles cuando se manifiestan en el perro; procuramos que no nazcan cachorros propensos a sufrir este tipo de enfermedades; para ello, como las enfermedades congénitas suelen ser visibles desde el nacimiento, pero en ocasiones pueden llegar a ser evidentes hasta los dos primeros años de vida; no criamos con nuestros perros reproductores hasta que no tienen mínimo esa edad, para así, poder cerciorarnos mejor de si presentan o no algún tipo de malformación o enfermedad congénita (las hembras no deben criar hasta mínimo su 3º celo, cuando ya haya alcanzado su total madurez y desarrollo), con esto no quiere decir que se pueda saber con exactitud que un cachorro vaya a tener o no una posible enfermedad congénita (la enfermedad congénita no está ligada únicamente como causa hereditaria, existen otras causas ajenas a la heredabilidad; y no necesariamente se transmite de padres a hijos como ocurre en la enfermedad hereditaria; en este caso, ésta tiene origen en el genoma del propio y nuevo ser, alterando el material genético). Pero lo que sí se puede, es evitar criar con un ejemplar afectado; esperándonos hasta que al menos tenga los 2 años de edad, será evidente la presencia de una posible malformación, por lo que ese perro nunca sería utilizado para la cría.

Además, para nosotros, una hembra reproductora no solo no debe criar por primera vez hasta mínimo su 3º celo, sino que tampoco debe criar consecutivamente, es decir, debe haber descansos entre sus celos para darle tiempo a recuperarse debidamente. Nuestras hembras son retiradas de la cría cuando se acercan a los 7 años de edad. Un parto ya superada esta edad, puede llevar a posibles complicaciones, como neonatos defectuosos que mueren horas después o incluso salen ya muertos, pudiendo producirse serios problemas para la perra y provocando alteraciones en su salud e incluso poner en riesgo su vida.

Como criador responsable que vela por la salud y bienestar de sus perros adultos y cachorros, dedicamos todo el tiempo necesario para investigar y poder trabajar a fondo cualquier tipo de enfermedad que afecta a su salud. Procurando siempre evitar que nazcan cachorros afectados por alguna enfermedad de las ya conocedora y luchar en todo lo posible para que desaparezca. Labor importante de la que somos muy conscientes y para la que ponemos todo nuestro empeño y dedicación.

Otro aspecto que no deja de ser menos importante para la salud de nuestros perros, es la ALIMENTACIÓN. Por desgracia, en la mayoría de los casos, la gran falta de conocimientos sobre la materia en cuestión y la excesiva tenencia de marketing de marcas populares que dan la mayoría de empresas, hace que los dueños de perros crean que le están dando el mejor y más adecuado alimento a su fiel compañero, pero la pura realidad resulta ser otra. Por ello, nuestra filosofía de alimentación, no solo se basa en alimentar a nuestros perros, sino también en informarnos detalladamente antes de darles un alimento, de cuales son sus necesidades nutricionales y qué calidad tiene el alimento que queremos darle, de este modo, a nosotros no nos engañan y a ellos además de alimentarlos, también los estamos nutriendo.

Nuestra principal teoría es tener presente siempre, que no son animales herbívoros (como las vacas), ni tampoco son omnívoros (como los cerdos), sino que son animales carnívoros por naturaleza (igual que los lobos, pero domesticados) y como tales, necesitan en su ingesta un alto valor proteico de origen animal “carne o pescado”, un valor medio-bajo de grasa también animal y un valor muy bajo de carbohidratos, pero solo en forma de frutas y verduras, nada de granos o cereales. Los perros tienen un estomago simple, corto y ácido, por tanto, no se parece en nada al estómago humano ni al de un animal herbívoro y la ingesta de algunos alimentos que no necesitan (como los cereales), pueden provocarles serios problemas. Además, la malnutrición, ya sea por alimentos de mala calidad o inadecuados (incluidas las sobras de nuestra propia comida), e incluso una incorrecta medición de la cantidad diaria que se le da al animal, ya sea por exceso o por defecto, provocan a corto o largo plazo dependiendo de raza, modo de vida u otros factores, serias enfermedades gastrointestinales, alergias, malformaciones óseas, obesidad o desnutrición,… las cuales a su vez pueden llevar a otras enfermedades como problemas cardiovasculares, respiratorios, de movilidad, enfermedades renales y hepáticas, etc. Siendo perros infelices, con dolores constantes y acelerando la muerte a edades tempranas. Por ello, nosotros les damos siempre a nuestros perros comida adecuada de excelente calidad, y controlamos la cantidad diaria ingerida dependiendo del peso y funcionalidad de cada uno, midiendo la cantidad de alimento a diario y pesando periódicamente a los perros.

Nuestro método de alimentación se basa en calidad pero también en variedad, ¿Qué significa esto?, pues muy sencillo, nosotros alternamos los diferentes tipos de alimentos, es decir, utilizamos concretamente tres; uno es pienso seco de excelente calidad sin cereales. El otro alimento es en forma de papilla por lo que nunca debería darse como único alimento; su único proceso es la deshidratación, lo que hace que sea de mejor calidad que el anterior debido a que tiene mayor porcentaje de humedad y no pasa por ningún proceso de elevadas temperaturas por el que se pierden nutrientes. Y por último y como el alimento estrella, tenemos la dieta casera también conocida como dieta BARF, es la mejor opción con diferencia ante las otras si se quisiera dar como alimento único. Nosotros alternamos estos tres alimentos entre sí a lo largo de la semana (Ejemplo: tres días pienso seco de excelente calidad, los dos días siguientes dieta casera o BARF y los últimos dos días la papilla húmeda de alimentos naturales deshidratados), pero nunca los mezclamos ya que cada alimento tiene tiempos diferentes de absorción y por tanto la digestión no sería correcta ni eficiente. Para que podáis entender el porque hacemos esto, es fácil, ninguno de los alimentos que se mencionan, dándolos como único alimento durante toda la vida del perro, pueden aportarles los niveles nutricionales apropiados que necesitan para una mejor calidad de vida, además, también lo hacemos así porque nos gusta variar su dieta ya que consideramos que de este modo son perros mucho más felices (y sino… imagina que tuvieras que alimentarte durante toda tu vida día tras día, solo de galletas secas y duras, o únicamente de puré, que sería de tus dientes… o únicamente de carne, esta suena mejor verdad?, pero recuerda que la dieta BARF se caracteriza porque sus ingredientes son crudos, prohibido guisarlos, excepto las frutas y verduras que deben cocerse solo con agua durante unos minutos para ablandarlas y se las coman mejor).

Nosotros, gracias a la ayuda de profesionales en el sector como son los nutricionistas caninos, y gracias a los libros y seminarios existentes en la actualidad, hemos aprendido mucho y tenemos conocimiento de los niveles nutricionales que necesitan los perros y podemos valorar la calidad de los alimentos y controlar el valor nutricional que necesitan, para así poder brindarles una vida mucho más sana y más longeva. Al igual que también intentamos asesorar a todos los propietarios de nuestros cachorros, para que ellos también le den calidad y nutrición a su nuevo y fiel compañero.

Para nosotros la salud es un pilar fundamental, y pese a la importancia que le damos a  todo lo anterior; también le damos la importancia que merece a la FUNCIONALIDAD de nuestros perros, porque un perro funcional necesariamente tiene que estar sano y al ser un perro sano, es un perro feliz. Al igual que, un perro no está sano si no es feliz y nunca podrá ser feliz si no es funcional.

El Shetland Sheepdog es un perro de trabajo, funcional, noble como cualquier perro pastor; es un perro al que le encanta realizar cualquier tipo de actividad o juego con su familia, es un excelente compañero, es activo, pero también muy de manta y sofá. Es un perro que se adapta muy bien a diferentes modos de vida. Es alegre y muy divertido, un perro que demanda y ofrece mucho cariño, es muy inteligente, por lo que resulta fácil de educar; es un perro siempre dispuesto a obedecer, muy rápido y ágil, el perro ideal para practicar cualquier tipo de actividad o deporte, mientras que a su vez es el mejor y más fiel compañero de la casa.

Nosotros  nos esforzamos día tras día para que nuestros perros adultos y cachorros desarrollen ese carácter y ese instinto natural. Para ello, cuidamos y mimamos cada gesto, cada movimiento, cada aptitud, siempre motivando los rasgos buenos y corrigiendo cuidadosamente los malos. Porque sabemos que un perro funcional debe ser un perro bien educado, al igual que un perro bién educado será un perro admirado y feliz.

Para eso, en nuestro método de cría, queremos promover la educación como un aspecto primordial e importante para una buena convivencia junto a las personas y una correcta formación de perros con BUEN CARÁCTER.

En nuestra filosofía de educación, realizamos una serie de labores que no carecen de importancia.

Una de las cosas que realizamos con todos nuestros perros de cría, es la de enseñarles disciplina desde que están con nosotros, educándolos correctamente desde el primer día hasta su madurez, siguiendo pautas básicas en educación; corrigiendo con constancia y firmeza, pero nunca con agresividad, y siempre con refuerzo positivo ante todo lo que queremos que siga igual. También, tenemos muy en cuenta, la importancia que tiene para el equilibrio de la raza darles una adecuada SOCIALIZACIÓN desde pequeños; por eso siempre se debe hacer hincapié en que personas extrañas les acaricien y dejarlos de olisquear y jugar con otros perros; son cachorros y al principio se reprimen, pero si sois constantes y les ayudáis un poco, finalmente se consigue un perro adulto lo suficientemente sociable y equilibrado. Nosotros cada vez que adquirimos un nuevo ejemplar, desde el día 1 que está con nosotros le sometemos a todas y cada una de esas pautas básicas de educación y socialización ayudándonos previamente de manuales, libros, documentales y preguntas a profesionales. Gracias a eso, hemos aprendido mucho y hemos sabido educar y sociabilizar adecuadamente a nuestros perros, por eso hacemos énfasis en que los nuevos propietarios de nuestros cachorros, también aprendan al igual que aprendimos nosotros a educar correctamente a un cachorro, así podrán tener un perro adulto equilibrado y mucho más feliz.

Además de la educación y socialización, nosotros también apostamos por la ESTIMULACIÓN TEMPRANA. Desde que nacen nuestros cachorros hasta el día de la entrega a su nueva familia (mínimo con 2 meses de edad, nunca antes), dejamos que los cachorros estén en permanente contacto con su madre, debido al conocido método “imprinting”, método en el que la madre les enseña a sus cachorros el carácter instintivo del perro. Además, y debido a este método, es muy importante que la madre tenga un carácter equilibrado, ya que cuanto más equilibrado sea su carácter, mejor enseñará a sus cachorros y por tanto más equilibrados estos serán. También, en este periodo de tiempo, al igual que su madre le da su método de enseñanza, nosotros le damos el nuestro, un método de estimulación temprana, que consiste en realizar una serie de ejercicios diarios con los cachorros, desde el día que nacen hasta la entrega a su nueva familia, uno de estos métodos de estimulación se conoce como “bio-sensor”. Los estudios han demostrado que realizando esta serie de ejercicios en neonatos, se consiguen perros adultos más equilibrados, con mejor sistema inmunológico, con menos stress, y con una mayor maduración e inteligencia. Además de esto, sobre la cuarta semana de vida hasta el día de su entrega, nosotros iniciamos a los cachorros a una socialización y educación temprana de forma progresiva, exponiéndolos a diversas situaciones como ruidos típicos del día a día, hilo musical, objetos de todo tipo, viaje en coche, contacto con personas extrañas y niños, conocer diferentes lugares y espacios, contacto con nuestros perros adultos, exploraciones diarias en la mesa, aseo (cepillado diario, baño y secado con secador o expulsor…), adaptación al collar y la correa, potenciar las ganas de interactuar y jugar con nosotros,… y todo esto y más, siempre bajo nuestro mayor cariño, cuidado y supervisión. Proponiéndonos como objetivo formar perros más fuertes, sin miedos, con menos estrés y con más confianza en si mismos. Consiguiendo que hagan la convivencia con su nueva familia aún mejor, llevando una iniciación en lo que respecta a la educación y socialización.

Para nosotros es muy importante que los nuevos propietarios desde el día que se le entrega el cachorro hasta su madurez, sigan con todas estas labores en sus casas, por supuesto, siempre contando con nuestra ayuda en todo lo que necesiten y haciendo mucho hincapie, en lo importante que es darle al nuevo miembro de su familia la educación adecuada que merece; de ese modo, entre todos conseguiremos formar un perro adulto más equilibrado y más sociable, y por tanto serán una familia más feliz.

En nuestra filosofía y modo de criar además de salud, funcionalidad y buen carácter, también velamos por conseguir ARMONÍA Y BELLEZA en nuestros Shelties. Por eso, nuestro método de cría se basa en respetar al máximo posible lo dictado en el Estándar. Para ello, ocasionalmente asistimos con nuestros perros a Exposiciones Morfológicas o de Belleza, donde se valora la morfología (proporciones, angulaciones, movimientos correctos…), el carácter natural y la belleza de cada perro. Gracias a la asistencia a estas exposiciones, los criadores responsables podemos llevar un mejor control de la tipicidad racial de cada uno de nuestros perros y así cerciorarnos de criar con ejemplares sanos que tengan buenas angulaciones, proporciones correctas, buen carácter y belleza. Además, estos eventos, también nos ayudan ha saber con más exactitud que ejemplares podemos cruzar entre sí, valorando las virtudes y las carencias de cada uno de ellos, realizando así cruces más estudiados y más correctos.

Para nosotros es muy importante mantener a nuestros perros bien cuidados. Viven junto a nosotros en casa, siendo un miembro más de la familia y como tales se merecen al igual que nosotros, tener un aspecto limpio y saludable, para ello nosotros los acicalamos a diario, siendo muy constantes con su aseo. Los Shetland son perros de pelo largo y denso, con lo cual requieren de cepillados diarios y baños cada 7 – 30 días dependiendo de lo sucios que estén; para nosotros es tan importante la salud, la alimentación, la funcionalidad, la educación y socialización como la belleza de nuestros perros. Y para que un perro se vea bello tiene que estar limpio y cepillado; el acicalado en los Shelties al igual que para cualquier otro perro de pelo largo es una labor diaria y constante que nunca debe faltar.

Nosotros siempre utilizamos material adecuado y de alta calidad. Cepillos de púas suaves y extra-largas para que puedan penetrar bien dentro del denso pelaje, facilitando el desenredo de los posibles nudos que se forman en el interior del manto; Cardas de tamaño pequeño o mediano de púas extra-suaves, estas son ideales para las zonas menos pobladas (patas, orejas, mejillas…) y para dar al manto un acabado con un aspecto más brillante. Un peine metálico de púas largas para un desenredado mucho más preciso y eficaz (este es muy recomendable en temporada de muda); toallas de microfibra, estas absorben mucha más cantidad de agua, dejando al perro mucho más seco. Champús, acondicionadores, mascarillas y colonias de excelente calidad que respetan el pH del perro (pH 7’5) evitando que se forme caspa y picor en la piel, lo cual puede llegar a producir irritación y dermatitis, además estos, aportan hidratación, brillo y densidad al manto, manteniendo siempre la piel sana y sin picores. Un buen secado también es muy importante para que nuestros Shelties tengan una piel sana y manto espectacularmente brillante, libre de olores y sedoso, para ello nosotros utilizamos secadores profesionales o expulsores, los cuales acortan el tiempo de secado a la mitad que si utilizáramos un secador normal, además, aseguran un secado más eficaz de raíz a puntas sin dejar la capa interna húmeda y dando un aporte extra de limpieza, sedosidad y volumen. También utilizamos mesas para realizar el acicalado de nuestros perros, de este modo trabajamos mucho mejor, más cómodos y más rápido, al igual que también en ella se domina mucho mejor al perro. Las mesas siempre con superficie antideslizante para que el animal no pueda resbalar y caer.

El acicalado acompaña al perro como algo propio y crucial, por eso cualquier persona que quiera adquirir un cachorro, deberá saber y ser consciente de que no solo va a adquirir al perro como tal, sino también a los cuidados que este necesitará a diario durante toda su vida.

Es importante destacar que en nuestra filosofía de cría, no solo son las familias las que eligen su cachorro, sino que también nosotros elegimos a las familias más adecuadas con las que compartirán su vida. Nosotros buscamos familias que prioritariamente coincidan con nuestra ética y modo de ver las cosas, que amen a los perros, que conozcan o al menos muestren interés en aprender todo lo que conlleva tener un perro, cuidarlo, mimarlo y hacerle feliz. Valoramos a las familias y a nuestros cachorros para encontrar compatibilidad entre ambos; trabajamos con los cachorros mediante test de conducta en sus últimas semanas, para así, evaluar el temperamento de cada uno de ellos facilitando la búsqueda de la familia ideal. Debido a esto, nosotros no solemos reservar un determinado cachorro para una determinada familia hasta que mínimo no tenga 6 semanas, no nos parece justo reservar un cachorro para una familia concreta antes de nacer o incluso en las primeras semanas de vida en las que aún no se saben factores importantes que van más allá del sexo o del color. Las familias interesadas en la camada podrán irse apuntando con antelación en nuestro libro de reservas para que sean anotadas en nuestra lista de espera y así, podamos contactar con ellas a partir de la sexta semana, que es cuando comenzamos a evaluar los cachorros y las posibles familias; siempre respetando y llevando rigurosamente el orden de reservas. Además, tampoco nos parece justo reservar un cachorro exclusivo para un fin o actividad determinada, u ofrecer un cachorro a casas de competición ya sea de shows o agility, asegurándoles que ese cachorro vale y será campeón. Aunque a las 7 – 8 semanas ya se pueda apreciar más o menos el potencial de cada cachorro, hay muchos factores que pueden cambiar y jugarnos malas pasadas; nunca podemos saber con exactitud como acabará su desarrollo; por ello nosotros recomendamos pero nunca aseguramos. Con todo esto, nuestro único propósito es el de encontrar la familia adecuada, donde nuestros cachorros puedan seguir desarrollando las aptitudes y habilidades que hemos potenciado en ellos, donde al igual que nosotros, los cuiden debidamente, los amen, los disfruten y cumplan sueños e ilusiones junto a ellos.

Como podéis ver, son muchos los factores que se involucran en la cría responsable de nuestros perros, pero su procedencia y futura permanencia son factores que van mucho más allá y que solo nos corresponden a nosotros, criadores responsables que con esfuerzo, ilusión, trabajo y dedicación, tenemos una filosofía inmejorable e involucrada con el perfeccionamiento y bienestar de la raza y por consiguiente intentamos hacer todo de la forma más correcta; para que todas las personas que amamos y confiamos en esta raza, podamos seguir progresando junto a ella.